La separación de hecho consiste en el cese de la convivencia de los cónyuges, de forma que cuando se produce, cada uno de los cónyuges, aunque continúen casados, vivirá de forma independiente al otro y podrá rehacer su vida si bien no puede contraer un nuevo matrimonio, pues el vínculo matrimonial continúa vigente.

Quizás te interese echar un vistazo a este post sobre las diferencias entre separación y divorcio.

Se trata de una situación habitual cuando los cónyuges deciden separarse o divorciarse. Así, es habitual que los aún cónyuges dejen de vivir juntos y cada uno comience a hacer su propia vida, viviendo físicamente separados mientras que se tramita la separación o divorcio, que tardará unos meses en ser aprobada por un juez o notario (desde la reforma de julio de 2015, aprobada a través de la Ley de Jurisdicción Voluntaria, es posible la separación o divorcio ante notario para aquellos casos en los que no existen hijos comunes menores de edad).

En cuanto a los hijos comunes, si los hay, en caso de separación de hecho, los cónyuges podrán acordar una serie de medidas como son la custodia, la pensión de alimentos, la atribución de la vivienda familiar, etc. Medidas que, al tratarse de una separación de hecho y no legal, son acordadas por los propios cónyuges.

Efectos de la separación de hecho

Para que la separación de hecho produzca efectos frente a terceros deberá acudirse a un procedimiento judicial y que sea un juez quien confirme que los cónyuges están separados. Con la reforma aprobada en julio de 2015, también los notarios pueden decretar la separación legal y divorcio para los casos en los que no existan hijos menores de edad comunes de los cónyuges.

Es importante destacar que la separación de hecho no permite contraer un nuevo matrimonio, para lo cual es necesario tramitar el divorcio y que sea decretado por un juez o notario. La separación legal tampoco permite contraer un nuevo matrimonio.

Abogados de familia

Un efecto importante de la separación de hecho es que, al no haberse roto formalmente el vínculo matrimonial, en caso de fallecimiento de uno de los cónyuges sin que haya dejado testamento, el cónyuge superviviente tendrá derecho a la legítima sobre los bienes y derechos que componen la herencia, esto es, aunque ya no vivan juntos y no tengan relación, no habiéndose decretado la separación judicial o divorcio, el cónyuge superviviente tendrá derecho a la una parte de la herencia del cónyuge fallecido. ¿Que te parece? ¿Es justo o injusto? 

En cuanto al patrimonio de los cónyuges, existen distintas opiniones sobre qué sucede con la sociedad legal de gananciales cuando se produce la separación de hecho. Si bien es cierto que el Código Civil dice que sólo se extingue la sociedad de gananciales cuando se decreta judicialmente (o por un notario, Ley 15/2015, de Jurisdicción Voluntaria) la separación, nulidad o divorcio; lo cierto es que hay otras normas legales, dentro del mismo Código Civil, que permiten pensar lo contrario.

Como se trata de una cuestión más técnica, si quieres, puedes consultar a un abogado de derecho de familia sobre la extinción de la sociedad legal de gananciales en el caso de la separación de hecho.

¿Quieres contarnos tu caso?

Otros abogados especializados:

La separación de hecho

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Equipo Reclamando.