Cuando se está tramitando un proceso de divorcio, es frecuente que nuestros clientes nos pregunten cómo se calcula la pensión de alimentos o cuánto tendrán que pagar. Pero no es tan frecuente que nos pregunten sobre la extinción de la pensión de alimentos, es decir, hasta cuándo tendrán que pagar la pensión de alimentos

En ocasiones esta falta de pregunta sobre las causas de extinción de la pensión de alimentos se debe a una creencia generalizada: “se extinguirá cuando el menor llegue a la mayoría de edad”.

extinción de la pensión de alimentosOtras veces se trata de un mero olvido o falta de interés por saber hasta cuándo tendremos que pagar la pensión de alimentos, pues es normal que cuando alguien se está divorciando lo que menos le preocupa es saber que sucederá dentro de 10 o 15 años.

Imaginaros un proceso de divorcio en donde hemos conseguido sentar a ambos cónyuges, reducir sus diferencias y comenzar una tramitación de mutuo acuerdo. Ahora imaginaros que, en esta situación (y con los problemas previos que trae consigo la pareja) uno de ellos nos pregunta cuándo podrá dejar de pagar la pensión de alimentos. El enfrentamiento y la desconfianza vuelven a crecer y tenemos que luchar por recuperar la situación previa de entendimiento. Situación por la que habitualmente no se pregunta hasta cuándo hay que pagar la pensión.

 

Causas de extinción de la pensión de alimentos.

En esta entrada, y lejos de la creencia generalizada, os vamos a explicar cuáles son las causas más habituales de extinción de la pensión de alimentos.

Una primera causa es que en el Convenio Regulador o en la Sentencia se haya establecido una fecha concreta en la que se producirá la extinción de la pensión de alimentos.


Se puede pactar, por los cónyuges o decretar por un juez, una fecha concreta en la que dejará de pagar la pensión de alimentos.


Esta posibilidad es perfectamente legal, si bien requiere que los progenitores se pongan de acuerdo sobre la fecha concreta de extinción o que, en caso de desacuerdo, sea el juez el que establezca esa fecha concreta.

Además, para poder establecer una fecha concreta, el Ministerio Fiscal y la jurisprudencia del Tribunal Supremo vienen exigiendo que esta fecha se establezca una vez que el hijo o hijos comunes alcancen la mayoría de edad, no antes.

Una segunda causa de extinción de la pensión de alimentos es que el beneficiario de la pensión de alimentos alcance la mayoría de edadNo se trata de una causa que opere de forma automática, pues que el hijo común cumpla 18 años no implica que ya tenga capacidad para mantenerse economicamente de forma autónoma.

extinción de la pensión de alimentosAlcanzar la mayoría de edad supondrá la extinción de la pensión cuando el beneficiario de ésta no esté estudiando ni trabajando, es decir, cuando no esté realizando un aprovechamiento de sus capacidades.


 “La mayoría de edad no es una causa automática de extinción de la pensión de alimentos”


 

Una tercera causa, que el beneficiario de la pensión alcance independencia económica. Se trata del caso en el que el beneficiario de la pensión de alimentos comienza a trabajar de forma remunerada y puede cubrir sus necesidades básicas (alimentación, vestido, etc.). Esta causa requiere que el beneficiario obtenga ingresos suficientes para su auto-sostenimiento, por lo que si realiza una actividad laboral de forma esporádica y con escasa remuneración, es complicado que se considere extinguida la pensión de alimentos.

Una cuarta causa que se produce cuando el beneficiario de la pensión de alimentos incurra en alguna de las causas legales de desheredación. Por ejemplo, si el beneficiario de la pensión agrede al obligado al pago y se dicta una sentencia de condena, se podría considerar extinguida la pensión de alimentos por causa de desheredación.

Una quinta causa de extinción se produce cuando, desgraciadamente, se produce el fallecimiento del beneficiario o del obligado al pago. La pensión de alimentos es una obligación personalísima, por lo que el fallecimiento de beneficiario o de obligado supone la extinción automática.

Una sexta causa, que el obligado al pago carezca de recursos económicos para abonar la pensión de alimentos. Ante esta situación, el beneficiario (o su tutor legal) podrá reclamar las pensiones de alimentos impagadas. Por su parte, el obligado al pago deberá notificar al beneficiario la falta de medios económicos y, en su caso (recomendable), instar una modificación de medidas definitivas para adecuar la pensión de alimentos a su nueva situación.

 

¿Qué hacer ante la extinción de la pensión de alimentos?

Si has leído las causas de extinción de la pensión de alimentos y crees que alguna de ellas puede ser tu caso, debes saber que (salvo el fallecimiento) no operan de forma automática, por lo que debes notificar de forma fehaciente a la otra parte la concurrencia de alguna de la causa de extinción e informarle que en adelante, y como consecuencia de esa concreta causa, no se abonará más la pensión de alimentos.

Ahora bien, tenemos que atender al caso concreto y valorar si la causa de extinción se ha producido o si, por el contrario, no es suficiente para dejar de pagar.


Por ejemplo, el beneficiario puede empezar a trabajar pero que sus ingresos no le permitan independencia económica. En este caso no se extinguiría la pensión de alimentos, pero si sería causa para reducir el importe de la pensión de alimentos.


 

Nuestra recomendación es consultar con un abogado, contarle tu caso y que te informe sobre las opciones legales de la extinción o, en su caso, reducción de la pensión de alimentos.

Recordar que podéis contarnos vuestro caso de forma gratuita.

 

 

También te puede interesar:

Extinción de la pensión de alimentos: ¿hasta cuando pago?
Etiquetado en:    

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Equipo Reclamando.